lunes, 18 de febrero de 2013

Del cangrejo ermitaño


Rara costumbre la del cangrejo ermitaño

Se le va la vida buscando caparazones de otros moluscos, latas, recipientes vacíos
toda suerte de objetos cóncavos  abandonadas por sus antiguos huéspedes para instalarse en ellos

Es posible que todo se deba
a una compulsión turística por  la novedad

O a un síndrome de inestabilidad  casi metafísica

O a simple ejercicio peripatético de quien tiene 
demasiadas patas que ejercitar

¿O habrá algo más de fondo en todo esto?

Quizás convenga preguntar
al  secreto cangrejo ermitaño que habita
en cada uno de nosotros

Ese que, sin duda, acaba de escribir este poema


Romulo Bustos Aguirre 

No hay comentarios:

Publicar un comentario